26-04-2017

¿Dónde comprar productos ecológicos?

Realmente este tema me ha llevado bastante tiempo de reflexión antes de empezar a escribir. Hay una gran confusión entre lo que es un producto ecológico y lo que no lo es. Un simple sello ECO no quiere decir que el producto sea lo más ecológico que puede ser, ni un producto sin sello ECO significa que sea malo.

 

Algunos amigos míos, son consumidores compulsivos (y en ocasiones obsesivos) de este tipo de productos, supuestamente, más sanos que los estándares de la industria alimentaria. Nos esforzamos en consultar las etiquetas en busca de aditivos que desconocemos para calificar al producto como “insano” y eliminarlo de la cesta de la compra. No seré yo quien diga qué alimentos debe de tomar cada uno, y mucho más si lo hace pensando en la salud propia y de su familia.

 

Sin embargo, muchas veces nos olvidamos de lo más importante si queremos llevar una vida ecológica: cada vez que consumimos un producto o servicio, dejamos lo que se denomina huella de carbono, que no es sino la cantidad de carbono que se ha emitido a la atmósfera, de forma directa o indirecta para producir el bien o servicio.

 

Productos ecológicos

 

Si compramos un producto como una fruta o verdura a un agricultor local, la huella de carbono será menor que si compramos un producto mega-super-ecológico con todos los sellos ECO del mundo, que proviene del otro lado del planeta. Nos empeñamos en tomar algunos productos exóticos de cultivo ecológico, sin pensar en que vienen de miles de kilómetros de distancia, con la huella de carbono que eso supone.

 

Atención a la diferencia entre “producido en” y “distribuido por”. Si un producto se produce en China y se distribuye desde una empresa local, la huella de carbono es elevada. Si un producto se produce desde una empresa local y se distribuye desde otra local también, la huella de carbono será menor. Pero tampoco nos podemos fiar al 100% de este asunto, porque por ejemplo una empresa panificadora ecológica local que compre la materia prima al exterior, ya está generando una huella de carbono elevada. Lo principal es disponer de la mayor información posible y si algo no aparece claro en el empaquetado, directamente preguntar.

 

El envasado también es parte importante de la huella de carbono. Si es posible compra productos a granel y lleva tus propias bolsas o cajas al supermercado o comercio local donde adquieras tus productos de alimentación. Ahorrarás dinero porque no tendrás que pagar las bolsas de plástico y el planeta te lo agradecerá.

 

Por lo tanto, y después de esta pequeña reflexión introductoria, me gustaría pasar a hablar de los diferentes canales de distribución de los productos ecológicos y hablar de sus pros y sus contras:

 

Secciones de productos ecológicos en cadenas de distribución tradicionales

Normalmente suelen tener una limitada variedad de productos ecológicos, que por lo general suelen ser empaquetados y no frescos. Es posible que algunos lleven sello de garantía certificada ECO, pero normalmente su origen suele ser lejano a la zona, por lo que la huella de carbono es elevada.

 

Grandes y pequeños comercios de distribución exclusivamente ecológica y herboristerías

La inmensa mayoría de los productos suministrados en estos comercios tienen el sello ECO pero sin embargo, aún siguen llegando muchos de ellos de lugares remotos, por lo que la huella de carbono puede ser elevada. Está bien comprar en ellos, siempre y cuando nos fijemos en que el origen sea lo más cercano posible.

 

mercado-frutas-verduras-ecológico

 

Productores locales sin sello ECO demostrable, pero que se postulan como Ecológicos

Aquí tenemos que fiarnos de la palabra de estos productores únicamente. Pueden decirnos que el producto es ecológico, pero no lo podemos saber porque no existe un control externo. Si queremos tener una guía “de la abuela” cuanto mejor aspecto tenga el producto, menos ecológico será.

 

Productores locales con sello ECO

En mi opinión se trata de la mejor opción. Un productos de frutas o verduras de la zona, que además dispone del sello certificado ECO nos ofrece garantía de producción ecológica y además sabemos que la huella de carbono es la menor posible.

Como conclusión: compra aquello que te de confianza, producido y elaborado lo más cerca de tu zona,y con el menor empaquetado posible. Si lleva sello ECO Certificado, mejor que mejor.

 


Lecturas adicionales recomendadas

– Ecologiza tu hogar

– Prevención del estado sanitario de cultivos ecológicos

– La alimentación ecológica

– Un equilibro imperfecto

– Comer sin miedo

– Guía de la alimentación bio

– Alimentación natural y salud


 

Sigue esta y otras noticias de Francisco José Hurtado en:

Twitter

Instagram