09-05-2016

7 mitos falsos sobre nutrición

Hoy día es difícil encontrar alguna persona que no esté expuesta a los mitos de la alimentación que circulan por los medios, revistas, reuniones, gimnasios etc.

Nos encontramos inmersos en un boom mediático de información, y el campo de la alimentación no se queda atrás. Se encargan de tenernos al corriente  y cada vez despierta mayor interés entre la población.

Pero, ¿Estamos seguros de que la información que nos llega es en sí tal y como la cuentan? Mitos en alimentación, hay muchísimos pero, ¿Qué hay de cierto en ellos?

En este post hemos querido hacer una visita por la geografía española para visitar las consultas de varias compañeras de profesión y preguntarles ¿Qué mitos se escuchan en sus consultas? ¿Y qué hay de ciertos en ellos?

 

Así que nos dirigimos a Madrid donde nos encontramos con Consuelo Fraile @Consuelo_Fraile y María Neira @MariaNeira_DN.

Después nos desplazamos hasta Alicante para encontrarnos con Gemma Tendero @gemmatendero_dn.

Y finalmente nos subimos a Tarragona dónde hablamos con Yolanda Anfróns @conesedesalud y Sonia González @gonzalezb_sonia.

 

¿Queréis saber lo que nos contaron? Hablar de todos sería imposible así que nos conformamos con 7 de ellos.

¡Aquí nos lo cuentan ….!

 

16272517521_c27bcccb05_b

Mito 1: ¿El agua ayuda a adelgazar?

¿Cuándo es mejor tomar el agua, antes, durante o después de las comidas?

Da exactamente igual. Una de las características casi exclusivas del agua es que, pese a tratarse de un elemento imprescindible para el adecuado mantenimiento de la salud, y que por tanto hemos de incorporar en nuestra dieta, no aporta calorías. Al no aportar calorías, da igual cuando lo tomes;  no las aporta ni antes, ni durante ni después de las comidas. Hay varias creencias acerca del agua.

 

Mito 2: Beber agua en las comidas engorda

Es imposible ya que no aporta calorías ni modifica el valor calórico del resto de la ingesta. Este mito puede tener su origen en la falsa creencia de que si bebemos agua en exceso puede diluir los jugos gástricos y dificultar la digestión, dilatándola en el tiempo. Tomar 2-3 vasos de agua durante las comidas no produce ningún efecto de dilución en los jugos gástricos de nuestro estómago, puesto que hay otros alimentos dentro de él y sabe buscar la estrategia para mantener una concentración de jugos gástrica y de pH adecuados.

 

Mito 2: La lechuga retiene líquidos

La lechuga destaca por:

  • Alto aporte de agua (90-95%).
  • Bajo aporte de azúcar.
  • Aporte de potasio.
  • Bajo contenido en sodio.

 

Esta composición es precisamente la que caracteriza a los alimentos que favorecen la eliminación de líquidos. El consumo de agua , a través del propio agua o de infusiones (sin azúcares añadidos) y de otros alimentos ricos en este nutriente (verduras, hortalizas y frutas), es la primera recomendación para combatir la retención de líquidos.

Por otro lado, el potasio y el sodio, junto con otros compuestos, se encargan de mantener el equilibrio hídrico del organismo. Si consumimos mucho sodio, favorecemos la retención de líquidos, y al contrario si aportamos al organismo el potasio suficiente, favorecemos su eliminación.

Por tanto, podemos afirmar que a diferencia de lo que nos invita a creer este mito, la lechuga, por su composición nutricional, favorece la eliminación de líquidos.

¿Y si la tomo por la noche? MISMOS EFECTOS. MISMAS CONCLUSIONES.

Otra cuestión es que la lechuga generé flatulencia o gases, que puede ser un efecto habitual, pero que no tiene relación con la retención de líquidos.

Deja atrás este MITO y No renuncies a disfrutar de una buena ENSALADA por la noche.

 

Mito 3: Los frutos secos engordan mucho

Los frutos secos, es cierto que son una fuente de grasas vegetales, pero no por ello se deben eliminar en una alimentación sana.

Se sabe que cuando comemos frutos secos no todas las calorías se absorben en su totalidad, o cuando comemos almidón resistente, no aprovechamos su valor energético

porque no lo digerimos ni absorbemos.

En estudios científicos se ha observado que tienen una alta termogénesis y proporcionan una gran saciedad y su consumo se relaciona con un menor riesgo de diabetes y

obesidad.

Al igual que no se encuentra relación entre el aumento de peso y el consumo de frutos secos.

 

huevos

 

Mito 4: El huevo aumenta el colesterol

Actualmente, el colesterol es un indicador de accidente cardiovascular (ACV), y por su contenido en colesterol las recomendaciones oficiales limitan su consumo a 3 huevos por semana. Pero el colesterol cumple varias funciones, entre ellas estructurales en las células u hormonales.

Hay dos tipos de colesterol, LDL y HDL, en las últimas investigaciones no se ha encontrado relación entre la ingesta de huevos y el aumento de colesterol, pero sí de hidratos de carbono refinados y azúcares.

En las últimas investigaciones no se ha encontrado relación entre la ingesta de huevos y el aumento de colesterol, pero sí de azúcares y grasas trans.

El colesterol que tenemos en nuestro organismo viene un 10% de la dieta y un 90% del que generamos en nuestro organismo.

¿Nosotros necesitamos colesterol en la dieta? Lo podemos tomar pero no es imprescindible, ya que lo podemos fabricar. De hecho, nuestro hígado fabrica todo el colesterol que necesitamos si no viene con la dieta. Si hay un exceso de colesterol éste se elimina oxidándolo a ácidos biliares y eliminándolo por la bilis.

 

pan-tostado

 

Mito 5: El pan tostado engorda menos

A igualdad de peso, el pan tostado tiene más calorías que el pan blanco o que el pan integral. 100 gramos de pan tienen unas 240 Kilo-calorías y 100 gramos de pan tostado tienen unas 305 Kilo-calorías.

Esto es debido a que el pan tostado tiene menos agua y por tanto mayor concentración de nutrientes y de calorías.

No obstante, hay que tener en cuenta que al tostar una rebanada de pan de 100 gramos, evaporamos parte de su agua por lo que acabará pesando mucho menos. Por tanto, la cantidad de nutrientes y de calorías será exactamente la misma en ambos casos.

 

Mito 6: La miga de pan engorda más que la corteza

La miga del pan tiene más aire y agua que la corteza, por ello es más blanda y esponjosa. Pero hay que aclarar que a igualdad de peso, la corteza aporta más calorías precisamente por ser más sólida.

Visto de otra manera, el pan sin hornear es igual por dentro que por fuera. En cambio, cuando está cocido, es percibido como si tuviera dos partes diferenciadas: la miga interior y la costra externa. En realidad, los nutrientes son los mismos por dentro que por fuera, salvo por alguna pequeña merma vitamínica que se produce en la capa exterior a consecuencia del calor.

Si alguna vez has visto trabajar a un panadero sabe que no hay una receta para la miga y otra para la corteza, sino que ambas salen de una misma masa. Simplemente, el calor produce un color tostado sobre los cereales (al ser la porción más expuesta al calor, se seca y adquiere más firmeza), que sólo modifica el aspecto y la concentración de agua. En vista de ello, si lo que se quiere es obtener menos calorías, lo que hay que hacer es comer menos cantidad y no tirar la miga a la basura.

 

manzanas

 

Mito 7: La fruta en el postre engorda

El aporte calórico de una fruta, es decir las calorías que contiene, no aumentan y/o disminuyen en función del momento del día en el que la consumamos.

Además de no haber razones para dejar de tomar fruta en el postre, sí hay varios motivos para incluirla:

El aporte de Vitamina C de las frutas, especialmente de los cítricos (naranja, mandarina, pomelo) y de otros como el kiwi o los frutos rojos (fresas, frambuesas),

favorece la absorción del hierro de los alimentos de origen vegetal (lentejas, garbanzos, brócoli…), siendo un efecto deseable.

El contenido en fibra de la fruta, disminuye la velocidad de absorción de la glucosa, reduciendo las necesidades de insulina y favoreciendo la sensación de plenitud.

El aporte calórico de las frutas es bajo (unas 90kcal/ración), siendo la mejor alternativa para satisfacer la apetencia de dulce que muchos podemos presentar al finalizar una comida.

 

Y hasta aquí os contamos los mitos más destacados. Aunque podríamos escribir un libro con la cantidad de ellos.

Nuestro consejo antes de terminar sería, dudar de todo los mitos que os lleguen sin una fuente fiable, sin respaldo de la ciencia…. Y sobre todo, de aquellos que os dicen que “esto…. Os ayudará a bajar 2 kilos”

 

¡Feliz aprendizaje tenedores!

 

Si quieres puedes seguir a Mª José Tenedor en la web de www.fassthink.com o en Instagram y Twitter como @Mtenedor