05-05-2015

Afterwork, del café al GinTonic

A los españoles nos encanta coger las tradiciones de otros países, pero sólo las buenas, no somos tontos ni nada. El afterwork es el “irse de cañas” después de trabajar pero en versión de la capital, sustituyendo las cañas por combinados como gin tonic…o gin tonic, no hay más vuelta de hoja, eso sí, con tu corbata de Silbon o con tus Manolos de tiras verdes, que ya es primavera (en El Corte Inglés también).

 

Si estás como expatriado en las 4 torres, Welow es tu opción, tanto de carta para sentarte a comer, como disfrutar con buenos cócteles a ras de suelo. Rodeado de mucho tirante y mucho traje por parte de PwC y algún que otro personal sanitario del hospital La Paz, la mezcla es interesante, casi como sus combinados.

 

IMG_3442

 

Pero si bajamos más Castellana, nos podemos encontrar desde Punk Bach, con unos cócteles impresionantes de la mano de Adrián Sehob, finalista de estas cosas World Class en lo que a cócteles se refiere. Premios aparte, los tienes que ir a probar, además el ambiente vintage apetece mucho.

 

Pero si lo que quieres es una luz más tenue y rollo noche con mucho negro y dorado, sólo tienes que cruzar Castellana y acercarte a Opium a disfrutar de una buena copa, aunque es peligroso porque con su discoteca el afterwork se puede convertir en un after, tras after…y al día siguiente afterisas de tu resaca.

 

welow

 

Otros 2 que están muy cerca, son Platea y Caray. En pleno barrio de Salamanca, el famoso y “multitask” mercado Platea, organiza afterworks día tras día, maquillándolos de conciertos, degustaciones o catas de mostaza, a los de Platea no les hace falta escusa, lo organizan sin problema.

Caray que cuenta con escasos meses de vida, ya hace algo muy bien, que es tener una maravillosa barra en el centro del local, obra y gracia de Lorenzo Castillo y con un coctelero que hace tus sueños realidad.

 

IMG_0436

 

Y si eres hipster y trabajas por Conde Xiquena o Barquillo en alguna agencia de comunicación, vete al Only You a disfrutar de su rinoceronte en la pared mientras te echas unas risas en el sofá, y sino, acércate a la barra y pide un Aperol. Un consejo, si está puesto el gran queso parmesano porque da la casualidad de que hay “aperitivi”, coge un trozo, ¡pero no digas que te lo he dicho yo!

 

IMG_3960

 

¡Si quieres saber más sobre Guillermo V. Rodríguez, no te pierdas sus últimas noticias y síguele en Twitter! 

@GuillermoRguez