21-12-2017

Aperitivos navideños

En las comidas navideñas suele ocurrir algo que es maravilloso: se convierten en un momento de encuentro y alegría, una ocasión especial en la que nos reencontramos con personas que llevamos tiempo sin ver, ya sean amigos, familiares o incluso algún que otro antiguo amor.

Durante esos encuentros hay mucho que compartir: historias, vivencias, en definitiva ponernos al día de todo lo que nos ha ocurrido durante el tiempo que llevamos sin veros.

Me atrevería a decir que esa es la razón de que los aperitivos y sean la parte principal de las comidas navideñas: platos que compartir con los demás, que requieren por lo general poca preparación y son fáciles de comer y mantienen la boca poco tiempo ocupada.

Tenemos cosas más importantes que hacer en estas comidas que comer: hay que hablar, mucho, de todo lo vivido y de planes que están por venir.

Sinceramente soy de los que intento dedicar el menor tiempo posible a la elaboración e incluso si puedo compro algunos platos preparados o semi-elaborados para darles el último toque personal.

Como escuchaba en la película “El des-madre (Malas madres 2)”: Las madres no tienen que disfrutar en Navidad, tienen que hacer que los demás disfruten. Pues bien, soy completamente contrario a esa concepción de la mamá o el papá que pasa horas en la cocina preparando exquisitos manjares que luego serán comidos a toda prisa y tal vez no debidamente reconocidos por el resto de la familia.

Voy a intentar sacar al cocinero o cocinera de la familia de la cocina lo antes posible con estos entrantes que pueden llegar a convertirse en una comida a base de pequeños platos que nos satisfagan con creces.

Es importante que sepáis que soy un mal cocinero, lo que en este caso es un punto a mi favor porque haré recetas que no tengan mucha dificultad y si yo soy capaz de hacerlas, cualquiera pueda hacerlas.

Como base para disponer todos estos platos yo compraría un surtido de tostas de pan de varios tipos: con nueces, con pasas, integrales, de centeno, con avena y algunas galletitas saladas de diferentes tipos. Incluso podemos mezclar diferentes tipos de base en cada plato para darle un toque más aleatorio a nuestros platos.

 

Rollitos de salmón

Los ingredientes son claros: salmón ahumado, queso para untar y si lo deseas caviar o huevas de lumpo según tu economía y gusto te permita. La elaboración no puede ser más sencilla: enrollas un poco de queso de untar en el salmón haciendo un rollo suficientemente compacto para después poder cortarlo en rodajas. Estas rodajas puedes disponerlas sobre las bases y coronarlas con algunas bolitas de caviar o huevas y un poco de cebollino o cebolla frita que le dará un toque crujiente.

Queso de cabra con reducción de Pedro Ximenez y cebolla caramelizada

Necesitaremos un pequeño soplete de cocina para tostar ligeramente el queso de cabra y después disponemos de forma más o menos artística unas gotas de la reducción de Pedro Ximejez y un poquito de cebolla caramelizada.

 

Rollitos de salmón
Rollitos de salmón

Langostinos potenciados

Puedes comprar los langostinos ya cocidos y pelados porque algunas empresas ya los venden así, pero yo prefiero pelarlos yo mismo uno a uno. Con un pequeño cuchillo para pelar fruta y verdura puedes hacer un ligero corte en la parte del “lomo” del langostino de forma que puedas poner con unas pinzas algunas bolitas de huevas de salmón. Estas bolitas tienen un gran tamaño y un potencial para dar sabor de forma importante, por lo que con dos o tres tendrás suficiente. Puedes ponerlos directamente sobre el plato o sobre las tostas.

Langostinos potenciados
Langostinos potenciados

 

Rollitos de lomo con almendras y nueces

Debes de conseguir unas lonchas lo más finas pero grandes a la vez de lomo embuchado. Cuanto más finas sean más fácil te resultará hacer el rollo. Para rellenarlas vamos a utilizar una mezcla de almendras y nueves machacadas (que no molidas) con un poco de puré de patata que haremos muy denso para que de cierta consistencia. Los cerramos hasta que queden como finos rollitos.

 

Cucharadas de mar

Sobre unas cucharas de aperitivo ponemos una fina lámina de salmón ahumado, un trozo de sardina ahumada, anchoa y un poco de caviar. Como topping utilizaremos una pizca de cebolla caramelizada y un cuarto de tomate cherry para que aporte frescos.

Salmón ahumado

 

Sushi ibérico

Utilizaremos tacos de jamón ibérico para el centro del rollo de sushi que haremos con arroz basmati aromatizado y vinagre de arroz, empleando como última capa una loncha fina del mismo jamón ibérico para dar la apariencia del alga Nori. Finalmente para oscurecer el jamón podemos pintar una vez servido con un poco de vinagre de módena en pequeña cantidad, únicamente como decoración.

Sigue esta y otras noticias de Francisco José Hurtado en:

Twitter

Instagram