12-08-2016

Todo en Asturias sabe mejor

Quién más y quién menos, todos hemos cantado alguna vez, muchos sin saberlo, el himno del Principado de Asturias. ¿Lo recuerdas? “Asturias, Patria querida, Asturias de mis amores; ¡quién estuviera en Asturias en todas las ocasiones!…” Y es que podría decirse que Asturias hace las veces de tierra adoptiva de muchos españoles y algunos extranjeros.

Sus costumbres, sus verdes parajes, la costa, sus gentes acogedoras, su gastronomía. Tiene esas cosas que nos hacen sentir bien, cómodos, como en casa. Por eso ya era hora de que nos fuéramos de viaje a descubrir algunas de sus bondades, sobre todo las referentes al comer.

De entre sus platos principales destacar la contundente fabada, el queso cabrales, el pote asturiano, el pastel de cabracho, los escalopines al cabrales, el cachopo, los fritos de pixín, el pitu de caleya, los oricios, los bollos preñaos, el pulpu con patatines, el chorizo y la morcilla asturiana (con pimentón), las parrochas, la merluza a la sidra, los bígaros y nécoras, las almejas a la marinera, los tortos etc. Y ahora que ya estarás hiper-salivando, pasamos a los postres como el arroz con leche, las casadielles, los carbayones, los frixuelos, las marañuelas, la leche frita, la tarta de queso con arándanos, la tarta Charlota y la tarta gijonesa. Mientras que en lo que a la bebida se refiere vamos a ser concretos, sidra, sidra y SIDRA.

 

Casa Tataguyo

 

Bien, comenzamos nuestra ruta del buen comer en Avilés, ciudad y consejo costero que alberga uno de los principales puertos pesqueros de España, además de la ría de su mismo nombre.

En Avilés podrás disfrutar de gran variedad de productos típicos de la gastronomía local.

Buen ejemplo de ello es el restaurante Casa Tataguyo.

Este restaurante de aspecto rústico y cocina tradicional, situado en la Plaza del Carbayedo de Avilés, tiene una historia que se remonta al 1845, cuando existía como casa de comidas bajo el nombre de Casa Campanal.

En Casa Tataguyo ofrecen todos los platos de la gastronomía típica asturiana elaborados con los mejores productos del mercado; pescados, carnes, mariscos, quesos y embutidos.

De entre los platos más conocidos y demandados, no te puedes quedar sin probar la longaniza casera con patatas, así como su milhojas caramelizado. ¡Delicioso!

 

La corte de Pelayo

 

Bajamos hacia la capital asturiana de Oviedo, reconocida como una de las ciudades con mayor calidad de vida por la Comisión Europea, para continuar disfrutando de este viaje gastronómico.

En pleno centro de la capital, junto a los edificios más emblemáticos de la ciudad, disfrutarás de la cocina tradicional con toques vanguardistas en el restaurante La Corte de Pelayo.

Fundamental probar el Cachopo,  ganador del I Campeonato de Asturias de Cachopos. Aunque no siendo cielo de una sola estrella, en su extensa carta encontrarás los platos más representativos de la región, así como una amplia bodega de vinos con más de 500 referencias. Y de entre su excelente repostería destacar su tarta de queso artesana y el coulant de chocolate.

Permanecer absorto mirando por los amplios ventanales al Teatro Campoamor o al Parque San Francisco, forma parte de esta completa y satisfactoria experiencia gourmet.

 

Augua

 

Tras la obligada visita a la capital os proponemos volver hacia la costera Gijón, un importante centro neurálgico turístico, universitario y de servicios.

Allí encontramos el magnífico restaurante Auga, el  cual cuenta nada más y nada menos que con 1 ESTRELLA MICHELIN 2016, el Certificado de Excelencia de TripAdvisor 2016 así como 2 Soles Repsol.

Con una decoración moderna de toques marinos se encuentra ubicado en primera línea de mar. Un local tranquilo con un ambiente relajado que se convierte en el lugar perfecto para una velada especial.

Sus vieiras asadas con alcachofas, manzana verde y moluscos, o su rape mechado con panceta y asado con aceite ahumado de haya, son alguno de los platos que debes probar. Aunque te lo van a poner difícil con su carta tradicional con toques innovadores. Sin duda, una experiencia que no defrauda ni al paladar más exigente.

 

Quince nudos

 

Y terminamos nuestro recorrido, porque en algún lugar hay que dejarlo, en Ribadesella. Conocida a nivel internacional por el famoso Descenso del Sella, al que acuden deportistas de todo el mundo y por la cueva de Tito Bustillo, dónde pueden verse además de pinturas prehistóricas, huellas de dinosaurio.

Para degustar la esencia misma de Ribadesella hay que ir al restaurante Quince Nudos, dónde elaboran su carta con productos locales para ofrecer el auténtico sabor de la cocina autóctona.

Cuenta con un espacio muy acogedor, ideal para acudir con amigos o familia. Su especialidad son los arroces, cultivados de forma artesanal en el Parque de la Albufera, con los que cocinan platos tan exquisitos como el arroz abanda con boletus y sabadiegos o el arroz abanda con nécoras… O sus pescados y carnes, que también son todo un espectáculo para los sentidos.

 

Arbidel

 

Y seguimos en Ribadesella para probar el toque personal del chef Jaime Uz en su exclusiva propuesta de cocina tradicional asturiana del restaurante Arbidel.

En un local que destaca por su elegancia y la profesionalidad de su servicio, el papel principal lo juega una excelente carta con varios menús que conforman tus posibles recorridos.

Por poner algunos ejemplos está el pulpo asado con parmentier de arbequina, el pichón asado, el risotto de centollo con carabinero y la lubina asada con mojo verde.

Una forma única y especial de entender y transmitir la cocina.

 

Bueno #Tenedores, ¿no tenéis unas ganas locas de escaparos a Asturias?

Eso sí, con #ElTenedorenTuMaleta!