23-09-2016

Ávila, de altura

Ponemos el listón muy alto, nada más y nada menos que a 1131 metros sobre el nivel del mar, para visitar Ávila. Con su muralla medieval como seña de identidad, destacan también otras construcciones como la catedral del Salvador o la basílica de San Vicente, y es que Ávila conserva en excelente estado su casco histórico medieval.

 

Pinceladas gastronómicas

Lo más típico de la zona son: las carnes como el chuletón de Ávila o el lechazo; los guisos como las judías del Barco, el cocido morañego o la sopa castellana y otros platos como los cangrejos del Tormes, los huevos al plato, el conejo escabechado o a la cazadora, la chacinería (oreja de cerdo, manitas), etc.

De entre sus dulces, que levante la mano quien  no haya probado las famosísimas y deliciosas yemas de Santa Teresa. Y quién la haya levantado que ponga rumbo a Ávila pero ya, que este sacrilegio ¡hay que subsanarlo cuanto antes!

En cuanto al vino, mencionar los blancos de Rueda o los vinos de Cebreros y El Tiemblo.

 

avila-753643_1280

 

De restaurantes

Cinco

Este primer restaurante se encuentra muy cerca de la Plaza de la Catedral. En una ubicación inmejorable, el Cinco restaurante cuenta con una carta de recetas de autor como el parfait de foie gras de Villamartín con plátano caramelizado, chocolate y avellanas, el risotto de limón confitado con coco encurtido y carabineros o el secreto ibérico de bellota La Hoja del Carrasco con chutney de caqui, mostaza y coles de Bruselas. Y es que su chef, Pedro G. Matos, define la filosofía del restaurante como ‘la quinta esencia’, la que recoge la pasión y el amor por la gastronomía. Sin duda una magnífica opción, situada entre la tradición y el atrevimiento, que te llevará a vivir una experiencia única para el paladar.

 

Cinco

 

Sofraga Palacio

Éste restaurante es la versión gastro del también conocido como el Palacio del Marqués de Peñafuente de Ávila. En él, se funden con fineza rasgos tradicionales y de vanguardia, dejando notar en todos sus platos la calidad del producto así como la exquisita presentación del mismo. Entre sus entrantes gambas frescas a la plancha, pulpo a la parrilla con puré de patata y mojo rojo y mollejas de ternera salteadas con setas. Y como platos principales, tataki de atún rojo con sésamo y pisto o chuletón de ternera avileña a la brasa.

Aunque no falten motivos para ir, uno más, su amplia bodega repleta de vinos nacionales e internacionales. ¡Brindemos!

 

Sofraga

 

Toixos

Algo más alejado del centro histórico, en la rivera del río Adaja, podrás disfrutar de la excelente cocina de autor del chef  Iván Hernández Blazquez. Frente a las majestuosas murallas de la ciudad y al monumento de los Cuatro Postes, se recrea el concepto de Toixos, que proviene de la palabra griega ‘muralla’. Su menú degustación, de siete platos, se asienta sobre la cocina de temporada y la sofisticación. Como muestra, el snack de setas y hongos, el arroz con boletus y trufa, la carrillera de avileño con angula de monte o la chantarela en confitura con merengue crujiente y vino garnacha. Y para un dulce final, unos macarons de chocolate y lima kaffir. ¡No habrá muralla que te impida ir una y otra vez!

 

Toixos

 

El Molino de la Losa

Si lo que andabas buscando es uno de los mejores restaurantes de Ávila, has acertado de pleno. Por su cocina y por su servicio, El Molino de Losa es uno de los sitios más conocidos para los de la tierra. En los entrantes encontrarás variedad, respetando siempre el producto autóctono y de calidad. Desde solomillo, presa ibérica, asado y chuletón, al magret de pato o la perdiz. Cualquier plato es de diez, por lo que depende de tu elección. Cuenta también con una abundante oferta de pescados, excelentes en todas sus formas. Así como una extensa carta de vinos.

Desde el restaurante ElMolino disfrutarás también de las murallas de Ávila, el paso del río Adaja y la visita a la maquinaria del antiguo molino de agua en los bajos del local. ¿Quién da más?

 

 

El Milano Real

Por último os proponemos una pequeña excursión a la localidad abulense de Hoyos del Espino dónde, rodeado de un entorno natural inmejorable, podrás disfrutar de la oferta gastronómica del hotel rural El Milano Real. Aquí encontrarás una cocina de mercado basada en productos de primerísima calidad, ya que cuentan con huerta propia. Su carta y su menú de temporada tienen platos como la ensalada de chipirones en salsa teriyaki, rodaballo con emulsión de algas y gelée de pomelo y vodka o chuletón avileño con pastel asado de patatas a la crema, entre otros. Dispone de degustación desde el desayuno, y no puedes perderte su cúpula de observación astronómica, las vistas a la Sierra de Gredos… ¡reserva ya!

 

El Milano Real

 

Ya avisamos al principio que el listón estaba alto 😉

No olvides viajar siempre con #ElTenedorenTuMaleta.

Forever foodies!!!