05-12-2017

Cómo acertar con el vino esta Navidad

Diciembre llega y con él, el turrón del Almendro, las comilonas en familia, las listas de regalos, los nuevos propósitos y, por supuesto, los descorches. Tener las fiestas navideñas a la vuelta de la esquina es la mejor excusa para ir pensando en lo que, estaréis conmigo, es punto fundamental de cualquier comida/cena que se precie: el vino.

Y para abordar un tema tan serio como este, recurrimos a todo un experto en la materia para no jugárnosla. Sergio Sauca, que cambiaba la televisión por un espacio en el programa RNE “No es un día cualquiera” que dirige Pepa Fernández, nos arroja luz desde su nuevo proyecto El Saucacorchos en el que podemos encontrar una verdadera enciclopedia sobre el vino.

@bcamarah

Así que señores, ahí van: los 5 consejos definitivos para acertar con el vino esta Navidad.

– La Navidad es la época del año en que más espumosos se consumen (somos de descorche glamuroso, para qué negarlo). Independientemente de la elección que hagamos, por favor, nunca tomar demasiado frío. Los aromas y sabores casi desaparecen por debajo de determinada temperatura. El frío excesivo iguala los buenos espumosos y los malos, y además luego nos dolerá la cabeza por beber de trago largo.

 

 

Dicen que las buenas burbujas se pagan, pero por menos de 10€ tenéis un Agustí Torelló Mata Reserva Brut que entra de vicio.

– La forma de la copa afecta al sabor. Siguiendo con los espumosos, Sergio aconseja que mejor beberlos en copa de vino y no de flauta, ya que los aromas son completamente distintos (cuanto más ancha la copa, mayor aroma se concentra).

Si andabais faltos de ideas, después de esto sé de alguno que necesitará renovar cristalería 😉

– Si sois de vino blanco, os conviene saber que lo último en nuestro país son las uvas blancas desconocidas de Rioja, donde se están ofertando blancos de reserva y gran reserva al estilo de los preservados casi en solitario por la Bodega López Heredia. Recomendadas especialmente dos variedades: Garnacha blanca y Tempranillo blanco.

 

Para acertar 100% seguro: Predicador Blanco, de Bodegas Cotador.

– Para los que buscan un punto diferente. Si queremos blancos pero extranjeros, dos zonas de Francia: el Loira, con vinos más frescos y convencionales, y el Jura a mitad de camino entre un vino blanco convencional y los de Jerez, enigmáticos e interesantes (que ojo van ganando terreno). El secreto mejor guardado de Jura es el vin jaune («vino amarillo»), un prestigioso vino compuesto 100 % de uvas savagnin, de recogida tardía y maduradas durante al menos seis años.

Si lo vuestro es pegaros un punto a lo Gran Gatsby, sorprended con un Château-Chalon AOC.

– Tintos nacionales. Para los más rompedores, los tintos de la Ribeira Sacra gallega o de las Islas Canarias, especialmente Tenerife. Aunque si queréis algo dentro de la ortodoxia, las grandes reservas de Rioja son un valor seguro.

 Con uva Mencía 100% ecológica (porque teníamos que hacer mención a los vinos naturales, ecológicos, biodinámicos o como queráis llamarlos), los de Regina Viarum tienen una rcp difícil de superar.