23-10-2017

El mundo del té

Hay dos grandes bebidas en mi vida, además del agua: el café y el té.

Siempre he sido un gran aficionado al café aunque llegó un momento en que tuve que poner freno al consumo desmesurado que hacía a diario y es que llegaba a los ocho cafés diarios. Realmente nunca me afectó al sueño ni me sentí mal, pero es cierto que cuando reduje el consumo y lo sustituí por bebidas como el té y el café descafeinado, mi pulso se redujo notablemente.

El té es últimamente una de mis favoritas, ya que existe una gran variedad y su contenido en cafeína es muy bajo (20 mg por cada 100 gramos). El es básicamente una infusión que se compone de las hojas y pequeños brotes de la planta Camellia sinensis. Su sabor se describe como fresco, ligeramente amargo y con un toque ácido.

Contiene antioxidantes, flavanoles, flavonoides, catequinos y polifenoles lo que lo convierten en una bebida muy saludable y beneficiosa para jóvenes, pero también para mayores ya que entre sus efectos está la reducción del riesgo de infartos, deterioro cognitivo y osteoporosis.

Además, contiene L-teanina, que es una sustancia que se relaciona con un estado mental de sosiego, por lo que es frecuente su consumo entre los practicantes del yoga y la meditación.

Sobre las variedades de té, existen multitud de ellas: Té blanco, verde, amarillo, Oolong (o azúl), negro, Pu-erh, Kukicha, Chong, Cha, Matcha, etc. además de los saborizados que podemos encontrar en supermercados o en algunos restaurantes o teterías.

Curiosamente, es la bebida más consumida en el mundo, por delante del café, punto y a parte del agua, por supuesto.

Es por ello que se ha desarrollado toda una industria en nuestro mundo respecto a esta bebida y podemos disfrutarla ahora tanto en casa como en exclusivas teterías donde se hacen los más extravagantes rituales para su consumo.

 

No olvidemos que además también puede utilizarse para realizar dulces o como ingrediente en algunos platos. La combinación de té y chocolate en muffins es uno de los sabores más sorprendentes que he probado en los últimos años.

En España son mucho más típicas las teterías árabes, donde además se suele combinar con el consumo de la cachimba. Aquí van algunos ejemplos de locales para visitar. 

Riad Café (Madrid) 

Tetería mil y una noches (Granada) 

Salón de té Pokhara (Fuenlabrada)

Tetería Restaurante Kabash (Granada) 

Aquí sólo he incluido algunos ejemplos, pero ciudades como Granada ofrecen un increíble listado de locales para visitar.

Hay pocas cosas más relajantes que llegar a casa, cambiarte de ropa, preparar un té y sentarte en el sofá después de un día de trabajo.

Aprendamos del lejano oriente; por algo tienen una esperanza de vida tan larga.

 

Sigue esta y otras noticias de Francisco José Hurtado en:

Twitter

Instagram