28-03-2018

Los mejores, al mejor precio

El auge de la gastronomía es una realidad que no podemos negar. Comer bien está de moda. Estar a la última en las nuevas aperturas de nuestra ciudad, descubrir las mejores propuestas allá donde vayamos o interesarse por conocer a los chefs más reconocidos del momento son prácticas más que habituales que nos acercan aún más al arte del buen comer.

La variedad es infinita. Restaurantes para todos los gustos con cocinas de aquí y de allá abren cada día para ofrecer platos auténticos, recetas tradicionales y combinaciones únicas. Y hay que probar. Hay que experimentar y saborear productos y recetas desconocidas, ampliar nuestra cultura gastronómica y seguir descubriendo sabores. Pero esto sale caro, me diréis. Sin embargo, la selección Insider de ElTenedor tiene algunas propuestas con las que disfrutar alrededor de una mesa por menos de 25 euros. ¿Queréis venir a descubrir mis favoritas?

 

La Carbonera, Madrid.

Para todos los amantes del queso, en Conde Duque tenéis un templo especializado en este irresistible producto al que volver, volver y volver. Su carta, discreta pero bien seleccionada, presenta piezas tan especiales como un Grana Padano macerado en miel, tomillo, romero y nueces, o un Gouda con 36 meses de maduración, que comparten espacio con los más tradicionales quesos de Cabrales, Mahón o Torta del Casar, y referencias internacionales como el Stilton, el Comté o Scamorza ahumado.

Si no sois demasiado de quesos, también hay propuestas para vosotros, como el ceviche de pulpo y langostinos, cilantro, limón y espuma de patatas; las verduras asadas a la trufa, ventresca de bonito y Ali Oli de melocotones; o el salmón marinado en soja, jengibre y lima con encebollado de frutos rojos y galleta de parmesano. Todo ello se puede maridar con una decena de vinos originales y divertidos, o una copa de champagne, sin duda, mi opción favorita

 

 

Piscomar by Jhosef Arias, Madrid.

Si buscas sabores potentes, éste es tu lugar. La cocina peruana más auténtica se une a las técnicas vanguardistas para dar como resultado una propuesta tan original como arriesgada, en la que dejarse llevar y disfrutar. Imprescindibles los ceviches, los tiraditos y las causas, en cualquiera de sus versiones. Y para adentrarse un poco más en la cocina de Perú, cuentan con algunas propuestas tan auténticas como el seco a la norteña; la pachamanca con apio, sulfitos, huevo y mostaza; la carrillera de cerdo, huacatay o chincho; o la parrillada 5 esquinas, con lácteos, huevo, mostaza, soja y sulfitos.

 

L´Escola, Barcelona.

Situado en la Escuela Superior de Hosteleria, ofrece a sus clientes la oportunidad de disfrutar una experiencia gastronómica única y diferente comiendo en un restaurante atendido por futuros hosteleros. Y esto es una ventaja y un placer que hay que aprovechar. Su carta es sencilla, pero está elaborada con el mimo único de los que hacen aquello que aman. Las propuestas se basan en la cocina mediterránea pero no renuncian a aportarle toques de alta cocina y de la gastronomía internacional, que se traducen en platos como la terrina de foie gras cocido en lienzo con su jalea y bouquet de brotes tiernos, o el huevo ecológico cocido a baja temperatura con papada y suero de parmesano.

 

Santa Gula, Barcelona.

Esta pequeña casa de comidas del bucólico barrio de Gracia sigue en su carta el ritmo natural de las estaciones, ofreciendo propuestas de temporada elaboradas con mucho mimo y el mejor producto. Sencillos, humildes, sin estridencias, auténticos. Me encantan los locales así, en los que dar bien de comer en un ambiente relajado es el objetivo principal, olvidándose de florituras innecesarias. Su menú cambia cada 15 días, así que volver siempre será una sorpresa. Entre mis favoritos están las croquetas caseras de calamares en su tinta, las flores de alcachofa confitadas estilo Santa Gula, las lentejas de Puy estofadas con ceps y foie de pato, o los raviolis caseros de setas y gambas con suquet al parmesano. ¡Ah! Y no os olvidéis de dejar hueco para el postre, son todos caseros y son una auténtica perdición.

Tributo Brasas Bar, Valencia.

Este restaurante mediterráneo pone el énfasis en sus carnes y pescados a la brasa, que escogen con sumo cuidado para ofrecer a sus clientes el sabor más auténtico de cada producto, ensalzado con el poder del fuego. Entrecot de buey al horno Josper, bacalao en costra de alioli, merluza con crema de erizo fresco… Las verduras que vienen directas de la huerta son el complemento ideal para los principales. Para rematar la visita, os recomiendo probar algunos de sus cócteles o combinados y disfrutar de la noche en un ambiente distendido y animado.

Sigue esta y otras noticias de Cristina R. Bareño en:

De menú en menú

Twitter 

Instagram