22-07-2016

Lounge en Madrid

Como diría la canción, “el verano ya llegó, ya llegó, ya llegó, y la fiesta comenzó…”. No sé vosotros pero yo estoy pa´pocas fiestas con este calor. Mucho piar durante todo el año que si sol, que si buen tiempo, que si terracitas… pero cuando llevas un mes sin dormir, y a las 6 de la mañana ya estás en pie, la cosa cambia.

Y es que me cuesta hasta salir a comer, cenar o derivados.

El calor me deja medio tonto (más de lo que estoy si cabe) y directamente recurro a lugares donde poder echar una siesta “en cubierta”, es decir, reposar la comida para hacer una buena digestión. O lo que es lo mismo, lugares rollo lounge donde relajarse bajo palio e hidratarse todo lo posible. Por suerte en Madrid eso se puede encontrar en muchos sitios. Vamos a hacer un pequeño repaso de alguno de ellos.

 

ATICO

 

Podemos empezar tomando un zumo de tomate en uno de mis sitios favoritos, Ático del gran Ramón Freixa, un auténtico genio. Y aunque toda la carta merezca la pena ser degustada, un aperitivo en la fantástica terraza con vistas a la Gran Vía o un respiro en uno de sus confortables sofás, tampoco te dejarán insatisfecho. A veces nos apañamos con un poquito de tranquilidad y sosiego.

 

GYMAGE

 

Si quedas con tus amigos a una de esas horas en las que pega mucho el sol, como a las 7 de la tarde, podrás refrescarte los pies y calmar tu sed en Gymage. Un edificio remodelado para acoger   múltiples de actividades: gimnasio, sala de espectáculos, restaurante y terraza – lounge. Situado en pleno Malasaña es perfecto para después poder bajar de las alturas y picar algo por la zona.

 

Otro lugar fantástico y muy recomendable es el Roomate Oscar de la plaza de Pedro Cerolo, en pleno barrio de Chueca. Aquí no sólo podrás beber y picar algún bocado, sino que te podrás bañar y refrescar de pies a cabeza. La foto que hay del edificio telefónica desde ahí arriba es magestuosa, porque se divisa su perfil. Ojo que el césped es de mentira, no vale hacer agujeros como si estuviésemos en el campo.

 

l-albufera-hotel-melia-castilla-vista-terraza-ba2be

 

Mientras que en L’Albufera te transportarás directamente a Valencia. Y es que si por algo son famosos, es por sus arroces, la variedad de los mismos y su inigualable enclave. En el Hotel Melia Castilla, un lugar acogedor donde comer en estos días de calor y aunque  nos falte el sofá para echar la siesta como tal, contamos con los demás ingredientes: un lugar tranquilo, acogedor y con unas sombrillas muy apañadas.

 

INDIGO

 

Terminamos con el Hotel Índigo, donde a parte de montar unas fiestas y exposiciones de lo mejorcito, a las que va todo el mundo, en la azotea y en la planta anterior, podrás sentarte y contemplar el atardecer, una auténtica pasada. Si ponen la música y las tumbonas, se empezará a llenar de gente, ¡no tengas miedo en aparecer a las mil y monas un miércoles de verano! Estas cosas van así.

 

Lo dicho señores, salgan de casa, que hasta para los más perezosos siempre hay una esquina donde descansar los ojos.

Y no olviden la botella de agua! consejo de nutricionista xD

 

Si quieres puedes seguir a Guillermo Rodríguez en:
su bloghttp://www.comiendoseentiendelagente.com/
Twitter: @GuillermoRguez
Instagram: @guillermorguez