15-01-2020

¿Qué tomar en una cena romántica en pareja?

¿Tienes una cena especial y no sabes como actuar?, aquí te dejamos una lista con comportamientos idóneos para una cena romántica en pareja.

Cómo conseguir una cena romántica

Con ánimos de que triunfe el amor, debes evitar estos comportamientos en tu cena romántica, ya sea en San Valentín o en el día que tú quieras:

1. Móvil fuera
No hay nada más desagradable que estar en medio de una cena y que tu pareja deje de hacerte caso porque ha recibido un mensajito en el WhatsApp, que parece que quieres más a los emoticonos. Así que ponlo en silencio o directamente apágalo. Ya seguirás de cháchara al día siguente.

2. Ir hecho un desastre
Arréglate un poco para que se note que es un día especial. Lo celebres como lo celebres, ya sea en casa, en el Ritz o el Bar Manolo, si te arreglas, ya estás dando por hecho que es una noche única, y tanto tú como tu pareja lo notaréis. Si uno de los dos no se arregla, el otro probablemente se sentirá algo decepcionado. Por experiencia lo digo, que no hay nada que más fastidie que arreglarse para una cita y que la otra persona aparezca como que se acaba de levantar de la cama y ha cogido lo primero que ha encontrado.

3. Ojo a las conversaciones
Trabajo, enfermedades, fútbol, la crisis…  Interesantes temas, sí, pero no para una cena como la de hoy. Lo ideal sería hablar de anécdotas o experiencias que hayáis vivido juntos que os hagan recordar buenos momentos, que seguro que hay para dar y vender.

4. Pedir Cervezota
Siempre es muy romántico brindar con una copa de vino o un cava. Aunque seas fan de la cerveza en lata o botella, (lo mismo con la coca cola o sucedáneos) pásate a beber en copa aunque sea por una noche, es más elegante y romántico, sobre todo para brindar :). ¡Pasa de la cerveza y pide un buen vino!

5. Comer demasiado
Trata de no atiborrarte, comer a dos carrillos no es ni muy educado ni muy romántico que se diga. Además, corres el riesgo de que luego te encuentres demasiado lleno, te siente mal al estómago… Bueno, el resto ya te lo imaginas. También intenta cuidar los modales: compórtate como si fuera una primera cita pero sin estar nervioso, y vaya, que no se note aquello de que la confianza «da asco».

6. Excederse con el romanticismo
Está bien tener un detalle romántico, pero si no lo eres mucho de por sí, no te conviertas en Richard Gere si luego vas a volver a la tónica de siempre.

Puede que a la otra persona le encante en el momento (o que piense que te han abducido), pero al día siguiente le entrarán ganas de matarte al darse cuenta de que el romanticismo por tu parte está más extinguido que los dinosaurios. Lo ideal es que seas tú mismo y que tengas un detalle de tanto en tanto, aunque no sólo en las cenas románticas, sino en general.

Esperamos que estas pautas te ayuden a tener una cena inolvidable con vuestra media naranja. ¿Sugerís alguna cosa más?.

Restaurantes para cenas en pareja

➡️ YOUnique – Only YOU Boutique Hotel Madrid

YOUniqueOnly - YOU Boutique Hotel Madrid

Un descubrimiento excepcional de nuestra rigurosa selección de los mejores sitios donde comer actualmente El barrio de Chueca se baña en aguas del Mediterráneo en este restaurante del hotel Only You Boutique Hotel. Gastronómicamente hablando, claro. Porque esa es la impronta que deja un cocinero tan joven como talentoso, Carlos Martín, que ha pasado por las cocinas de El Celler de Can Roca y Mugaritz, y que ahora recorre su propio camino a través de platos como el carpaccio de mojama de atún de almadraba, mostaza verde y rábano picante. O la coca de bacalao ahumado con crudités y pimientos estofados; o los crujientes de rabo de vaca con foie & boletus a las hierbas de Ibiza; el arroz negro meloso de sepia y trigueros con alioli de perejil, y los canelones rellenos de confit de pato, setas y bechamel de puerros. Younique tiene una decoración de lo más sofisticada y elegante. Igual que estamos en un hotel boutique, este es un restaurante boutique. Un ambiente donde dejarse sorprender por la elegancia de cada plato que sirve Martín y su equipo, muchos de ellos inspirados en la cocina ibicenca, y siempre elaborados con productos de temporada. Un local donde ponerse de tiros largos o donde vestir algo más informal; o dicho de otro modo, un local donde celebrar algo importante o donde ir a comer al mediodía un menú ejecutivo. Tal es su versatilidad. Más allá de los platos, hay que prestar atención a la carta de champanes, vinos y cócteles. Una prueba más de que la sofisticación no solo está en el interiorismo.

➡️ Maison Mélie

Maison Mélie

La historia de esta panadería, pastelería y restaurante se remonta a 1894, cuando Melié Denancé abrió su primera panadería en Honfleur, un precioso pueblecito de Normandía. Algo más tarde, su bisnieto Jacky G. Lesellier, junto a su socio Michel Glas, prueban suerte en Londres y, tras el éxito, deciden aterrizar también en Madrid para que sepamos a qué sabe un auténtico croissant francés (con mantequilla d’Isigny) y una buena baguette. El concepto que ofrece Maison Mélie es muy amplio: panadería, tienda, restaurante, salón de té… Solo tienes que decidir en qué momento te apetece ir para probar auténticas delicias como las navettes de foie, las baguettes jamón-beurre, los pains au chocolat, el tartar de ternera, las costillas de pato o algunos platos con un toque español como el gazpacho

➡️ Yugo de Julián Mármol

El Yugo de Julian Marmol

La alta gastronomía japonesa se da cita en este exclusivo local del barrio de las Letras. Bajo la dirección del chef Julián Mármol, el Yugo, se recrea el espíritu de las tradicionales Izakayas, un espacio único en el que saborear uno de sus dos menús degustación. Entre los ingredientes que forman su carta no faltan los pescados salvajes y los productos con denominación de origen. Todos ellos cuidadosamente seleccionados por el propio chef. El resultado son sashimis, nigiris y gyozas, entre otras delicatesen niponas, con sabores que hacen vibrar los cinco sentidos. Para acompañar, nada como dejarse llevar por alguna de las opciones de su cuidada selección de sakes, vinos y champagnes. En la planta baja se esconde un selecto club privado que recrea un búnker de la II Guerra Mundial y en el que solo se admiten socios cuando hay vacantes.

Aquí puedes encontrar los mejores restaurantes románticos en Madrid y Barcelona.

¿Aún no te decides?, al menos ya tienes su ideas sobre ¿qué tomar en una cena romántica en pareja?.