28-10-2015

Come bien y vive mejor

La conciencia social acerca de mantener hábitos de consumo saludables cada día es mayor. Si eres de los que te has unido a este club, ¡enhorabuena!. En caso contrario, tranquilo, todavía estas a tiempo de cambiar ciertas pautas de tu alimentación, para que la energía vuelva a reinar en tu cuerpo.

Nutrirse es inherente al ser humano, sin nutrición no hay nada, ni cervecita los domingos, ni cine los miércoles, ni partida de play, ni quedada con los amig@s,… Así que puestos a nutrirse, ¿Por qué no lo haces bien? Es mucho más sencillo de lo que parece, sólo tienes que tener un poco de eso que llaman “fuerza de voluntad”. Seguro que lo consigues.

Por eso te queremos ofrecer 5 pautas saludables, 5 pequeños trucos fáciles de seguir para que eso del comer sea divertido y… ¡sano! Son las siguientes:

  1. Duerme bien

Siempre se ha dicho que para descansar bien por las noches debes evitar cenas abundantes, pesadas y excesivas. Eso no quita para que ahora no comas casi nada y a mitad de noche te despiertes con un apetito que te haga caer en la tentación del dulce. ¡No!

dormirr

Pero no solo es cuestión de cenar bien, con moderación. Lo es también, y muy importante, descansar las horas suficientes. ¿A qué hora te vas a levantar? Cuenta ocho horas hacia atrás y a esa hora métete en la cama. Si te levantas a las 7am, a las 23pm tienes que estar en la cama. Descansar correctamente te hará sentir mejor, menos ansiedad, menos atracones de comida insana,… Dormir bien hará que picotees menos y eso es tener una pauta saludable de alimentación.

Así que a partir de ahora, por favor, descansa, lo agradecerás.

  1. Haz una lista

Vuelve a los años de adolescencia, haz un diario. Es este caso no vas a hablar de chicos, chicas y temas de juventud. Ahora el diario se va a centrar en los alimentos. Al menos durante una semana apunta todo lo que comes y la hora en la que lo haces. Así conseguirás ver tus hábitos, y tú mismo te darás cuenta de que hay ciertas cosas que no tienen sentido. A partir de ahora busca hacer 5 comidas diarias, con unos horarios más o menos fijos, y fundamentalmente que se base en una dieta llena de fruta, verdura, legumbres, cereales,… Carne si, pero redúcela. Pescado también. Y, ¿algún capricho?. Por supuesto que sí, pero que sean caprichos, no costumbres. Cuando la comida basura se convierte en hábito… mal.

  1. Haz deporte

No es necesario que entrenes para intentar ganar a Usain Bolt en los 100m, ni que te plantees hacer un Iron Man. Es suficiente con que muevas tu cuerpo, que le des eso para lo que está preparado; se llama andar, correr, ir en bici, saltar, hacer pilates, jugar al futbol, practicar un arte marcial,… Al final se resume en: ¿Te has esforzado? ¿Has sudado? Si la respuesta a estas preguntas es afirmativa, entonces haces deporte. Al menos vete de paseo 30-60 minutos al día, a un ritmo moderado, con eso para empezar es suficiente. Seguro que el deporte te engancha y pronto te vemos en las olimpiadas.

  1. Bebe Agua

2257bc00-552a-11e4-a46b-5b542dbececf_agua_salud

Pero bebe agua de verdad. Ten una botella o un vaso lleno siempre a mano. Cada poco tiempo bebe un poco. ¿Sabías que puedes confundir la sed con el hambre? En ocasiones lo que te pasa es que llevas mucho rato sin beber agua, y confundes la sensación de sed con la de hambre, así que en ese momento te empachas, y no, lo sentimos, no puede pasar.

Bebe agua, es bueno para ti, es bueno para tu cuerpo. Hará que el cerebro, los riñones, el tracto digestivo, la piel o tus músculos y articulaciones funcionen como deben. Y si las piezas de un mecanismo están bien sincronizadas, el mecanismo cumple con su función.

  1. Llena tu nevera de frutas, verduras y hortalizas

52743337_6669d801c8_b

Ahora si, el último de los cinco puntos va de alimentos propiamente dichos. Sin ser pesados en cuanto a qué tipo de comida debes tener en tu nevera, sí que nos gustaría hacerte un pequeño resumen:

  • Verdura: 3 días por semana.
  • Legumbres: 2 veces por semana.
  • Pasta, Arroz y otros cereales: 2 veces por semana.
  • Hortalizas: Para cenar pueden ser tu base fundamental.
  • Carne: Poco grasa, a la plancha, en el horno.
  • Pescado: Tanto azul como blanco.
  • Come también huevos, lácteos,… y disfruta de una copa de vino o una buena cerveza con moderación.
  • ¿Embutido? Claro, pero no todos los días.
  • Y que no se nos olvide el aceite de oliva, base de la dieta mediterránea, tu dieta.

Ya ves que comer bien, comer sano, es fácil. En Paladea.me te ofrecemos alimentos de verdad que te pueden ayudar a disfrutar de una dieta equilibrada.

Los datos que te hemos ofrecido son meramente orientativos. Es una forma fácil y práctica de introducirse en hábitos de consumo saludable, pero si quieres más y mejor información acude a un nutricionista titulado, él te ayudará con tu dieta.

¡Si quieres saber más sobre Paladea.me, no te pierdas sus últimas noticias y sígueles en Twitter!

Twitter: @Paladeame

 https://paladea.me/