03-04-2017

¡Somos un 70% agua!

El agua es muy importante para nuestro cuerpo y, por tanto, debemos incluirla en nuestra dieta de esta manera haremos que nuestra alimentación sea moderada y equilibrada, y si hablamos de agua, no tiene por qué ser monótona, sino puede ser variada ya que hay muchas formas de consumir agua.

 

Después de este speech que os he soltado tan gratuito, formal y técnico (y mira que no hemos hablado del hidrógeno y del oxígeno por separado), tenemos que saber que el agua debemos consumirla tal cual o de diferentes maneras ya sea como un té, una infusión, un caldo o cualquier otra bebida alta en agua ya que tenemos que hidratar al organismo a diario. No voy a engañaros, me estoy tomando una limonada (adjunto foto) mientras escribo este artículo, tan fácil como agua con limón, y un poco de hierbabuena, ¡la primavera ya está aquí!

 

agua_limón_hierbabuena

 

Ahora bien, ¿cuánto es lo que debemos de beber al día? Muchos son los estudios que han señalado las cantidades, y siempre dependiendo del sexo, la edad y del estado fisiológico, pero lo que se recomienda de manera general son 2 litros de agua al día. ¿Y por qué es buena para nuestro organismo?

– Nos hidrata por dentro y por fuera nuestra organismo, por lo que nos previene de la deshidratación y acelera de esta manera el metabolismo.

– Elimina toxinas del cuerpo, es decir, nos lo “desintoxica”.

– Es saciante, por lo que si nos embarcamos en una dieta de pérdida de peso, nos ayudará a disminuirlo.

– El agua es un buen regulador de nuestra temperatura corporal.Gracias al agua nuestras articulaciones está lubricadas lo que permite dar estructura y forma a nuestro cuerpo.

– Ante una actividad física o un deporte, el agua nos restituye los minerales perdidos durante la sudoración.

– Actúa a nivel dérmico manteniendo una piel firme e hidratada.

– Debido a factores externos (sol, calor…) tendemos a perder agua no sólo por el sudor, sino por la respiración, de ahí la importancia de consumir agua ante estas situaciones.

 

Importante: no hay que esperar a la sensación de sed para beber agua, ya que esto significa que nuestro organismo está en deshidratación y puede dañarse. Como consejo te recomiendo que tengas siempre cerca una botella de agua, de esta manera irás hidratando a tu cuerpo. Y si el agua te parece insípida y simple, piensa que un té, un zumo, una infusión te ayudan en cierta manera a reparar esos líquidos perdidos. ¡Vamos a alegrar el agua!

 

Si quieres saber más sobre Guillermo Rodríguez, ¡no te pierdas sus últimas noticias!

http://www.comiendoseentiendelagente.com/

Twitter: @GuillermoRguez

Instagram: @guillermorguez